Tulcán en una tarde de domingo

Tulcán en una tarde de domingo.

 

Mi pueblo me regalaba una tarde serena,
la Bolívar y la Sucre reposaban casi adormiladas
la gente caminaba lentamente, indiferente
ajenos, aletargados y distantes.

Llevaba el volante del auto cadenciosamente,
la ciudad me regalaba un paréntesis de paz,
se veía serena, plácida y tranquila,
diría... amorosa, tibia y complaciente. 

La radio dejaba escapar casi como un cómplice,
un par de canciones que enmarcaban el momento
que golpeaban insistentemente las puertas de mi alma
… hijo mío: ...... que a ti y a mí nos tocaban las entrañas.

Era inevitable ser feliz,
me daban ganas de gritar, de reír y de llorar,
de parar en cualquier esquina y
brindar por aquellos bellos momentos y decir:

“que vivan los artistas,
que siempre hayan poetas y cantores
guitarreros, bohemios, señoras y señores,
creativos, ingenuos soñadores”.

Simplemente para tener junto a mi hijo
infinitas tardes para musitar versos y canciones,
para desear ardientemente degustar,
en Tulcán de otra tarde de domingo.

 Por: Jorge Mora Varela

Descargar o Visualizar 

Redes Sociales

Patrocinadores

Poesías de Jorge

Buscar

11530959
Hoy
Ayer
Esta Semana
Última Semana
Este Mes
Último Mes
Todos los días
4476
8857
56744
8757140
226562
332899
11530959

Your IP: 3.81.172.77
2022-01-22 06:49

Main Menu