El sincretismo permite fusionar:

La industrialización de la oración de los monjes de Cluny.

La muerte y el paseo del cacique con las "guaguas de pan" y,

La "colada morada" con la "sangre de Cristo" y la "madre tierra".

 

EL DÍA DE DIFUNTOS.

ENTRE LA DOCTRINA, LA INDUSTRIALIZACIÓN DE LA ORACIÓN Y EL SINCRETISMO CULTURAL.

Según el medievista italiano Alessandro Barbero, el día de difuntos (festa dei morti) fue creado en el año 998, por la Orden de Cluny, monasterios Benedictinos en lo que en la contemporaneidad es Francia y que se extendieron por toda Europa, en el Medioevo.

Los cluniacenses, decidieron atender una necesidad precisa, ofrecerle a la población, oraciones las 24 horas de día en sus monasterios, para garantizar seguridad, perdón de los pecados, protección contra las guerras, las epidemias, que ponían en riesgo la vida y la salvación espiritual de los pobladores.

 Por lo tanto, los monasterios de Cluny, se organizaron para producir oraciones todo el tiempo, una forma de “cadena de producción en serie deoraciones”, una rueda de molino que no se detenía jamás y que oraba sin cesar por quienes pudiesen pagar por ello.

Oraciones hechas por gente especialista.

Además, podía fidelizar a la clientela, de manera que para quien pagaba la tarifa que fijaba el monasterio, su nombre aparecería en un libro que le garantizaba por eterno “oraciones”, para él, sus antecesores y sus sucesores, por ende, la salvación y el paraíso.

En la doctrina católica, la oración por los difuntos, les ayudaría a los muertos a alcanzar la dimensión “beatífica”, para llegar al “cielo”, por la ayuda que se puede alcanzar con las oraciones y el sacrificio de la misa… (2 Mac. 12, 46), convicción que se mantiene hasta la contemporaneidad, esto explica las misas de difuntos, la forma y el contenido de las oraciones.

Sincretismo

Se utiliza para explicar la fusión de elementos culturales y/o religiosos, entre mundos diferentes.

El antropólogo Enrique Tasiguano, describe que el mundo andino, cuando los caciques morían, eran momificados y sacados a pasear por la comunidad. Con la llegada de los espa­ñoles y del culto católico, los conquistadores prohibieron este rito, pero la gente, como un efecto del sincretismo cultural y religioso reinterpretó la muerte y el paseo de sus líderes, y lo hizo con las figuras humanas de pan (guaguas de pan) que se asemejan a una momia,  como sus caciques y las adaptó a las creencias impuesta por la conquista.

Al igual que la colada morada que, en un acto de sincretismo, donde las culturas se mezclan y se confunden, resignifican la sangre de cristo con la generosidad y los sabores de lamadre tierra andina”  y dan como resultado una bebida maravillosa y nuestra.

 

 

Jorge Mora Varela

 

Fuente de imágenes