CUANDO SE FRACTURAN LAS REVOLUCIONES

En la historia del mundo, es un hecho frecuente que las “revoluciones” en el devenir del tiempo se fracturen, porque en su interno se desatan profundas diferencias por una serie de ideas divergentes y contrapuestas, en consecuencia aparecen discrepancias irreconciliables que desembocan en combates feroces y convierten a sus actores de socios y amigos en archienemigos. Para muestra algunos ejemplos:

Daniel Ortega vs Edén Pastora Sandinistas en Nicaragua,

Robespierre vs Danton en la Revolución Francesa,

Stalin vs Trotski en la Unión Soviética,

¿Rafael Correa vs Lenín Moreno en el Ecuador?

En Nicaragua, el Sandinismo derrotó a Somoza y el Mítico Comandante Cero Edén Pastora se convirtió en un disidente opositor del Gobierno de Daniel Ortega por diferencias ideológicas alrededor de cómo debía implementarse el proceso revolucionario dentro del marxismo-leninismo.

En la Francia de la Revolución Francesa, la pugna entre dos sus máximos actores, como Georges-Jacques Danton, abogado, determinante en la Revolución Francesa y el hombre con más poder en la Francia posrevolucionaria, fue víctima de la pugna con Maximilien Robespierre, jefe de la facción más radical del Comité de Salvación Pública quien ordenó la muerte en la Guillotina de Danton.

 

En la naciente Unión Soviética, Stalin y Trotski se disputaban la sucesión de Vladimir Lenin del comando del gobierno comunista. Lósif Stalin quien gobernó la URSS desde 1922 a 1953, era partidario de la consolidación del comunismo en un solo país y León Trotsky, inclinado por la “revolución permanente” y la exportación del socialismo fuera de la Unión Soviética, fue asesinado en México en 1940.

En el Ecuador luego del gobierno de Rafael Correa, quien gobernó por diez años de 2007 a 2017, para entregar el poder a su coideario Lenín Moreno luego de ganar las elecciones presidenciales, de manera inmediata se marcaron diferencias ideológicas, conceptuales y de lectura de los datos macro económicos con problemas de corrupción que terminaron con la separación del cargo de vicepresidente de Jorge Glas.

Las decisiones políticas y la llamada a consulta popular propuesta por el Presidente Moreno y que se realizó el 04 de febrero de 2018, para decidir entre los asuntos más relevantes el bloqueo de Rafael Correa para que pueda volver a postularse a la presidencia de la república, el desmantelamiento de los restos del correísmo de los organismos de control y amistarse con la derecha ecuatoriana al dar vía libre a la especulación inmobiliaria al derogar la “ley de plusvalía”, desataron en el país las diferencias entre los dos líderes políticos entre epítetos que rayan en la vulgaridad, la ofensa y el descrédito de los personajes y de sus decisiones políticas y sus círculos cercanos.

 

En este escenario de conflictividad, el Presidente Lenin Moreno asegura que no volverán los viejos políticos, pero los asuntos decididos en la Consulta popular, deja la puerta abierta, para que se pierdan las políticas sociales propuestas por la Revolución Ciudadana, modelo Rafael Correa; se abran las posibilidades a los partidos políticos tradicionales en el Ecuador, con propuestas políticas afines al capitalismo y se cierran las opciones para una reedición del Correísmo.

Con los resultados de la Consulta Popular, me parece que volvemos al modelo capitalista neoliberal, para la felicidad de los dueños de los capitales financieros y la desesperanza de los sectores populares que tuvieron un respiro y un cierto protagonismo en las épocas del Socialismo del siglo XXI.

 

Jorge Mora Varela